Anita Ortiz vive con una sola mano desde que nació hace 14 años. Esto no le ha impedido superarse día a día en la Escuela del Team 3FDC. Estos días es noticia por la recaudación que está llevando a cabo elaborando joyas para comprarse una mano biónica, pero en el Team nos ha calado por mucho mas.

Ha sido (y sigue siendo) noticia en muchos medios. Es una historia que ha despertado la solidaridad de muchos, también de empresas que quieren colaborar y ayudarle a conseguir una prótesis de mano biónica con la venta de joyas caseras.

Pero en el Team 3FDC, su historia nos ha despertado muchos más sentimientos y valores. Anita Ortiz es una joven de 14 años que, desde esta temporada, forma parte de la Escuela de Running del Team 3FDC y que nos enseña cada día. Lleva esos 14 años viviendo con una sola mano, pero eso no le ha impedido superarse, motivarse y sonreír.

El running y su participación en la Escuela del Team 3FDC le ofrece la posibilidad de hacer deporte en grupo, descargar adrenalina, sentirse una más, superarse… le hace sentir bien. Tal y como ella nos cuenta: «Soy una chica muy nerviosa y perfeccionista. Los días que voy a las sesiones de la Escuela me centro en el momento, me lo paso bien, me olvido de todo, descargo energía, me siento capaz… y cuando llego a casa, estoy más relajada y tranquila. Me hace sentirme bien«.

«Antes de empezar a correr, hacía gimnasia rítmica. El tener solo una mano no ha sido impedimento para hacer deporte. Al contrario: me hace superarme y motivarme», añade Anita. La única dificultad, asegura, que encuentra es que, al no tener una de las manos, hay algunos ejercicios concretos que no puedo hacer, pero es una tontería. Hago otros. Además, al no tener desarrollada igual esa parte del cuerpo, corro como un poco de lado y eso hace que me duela algo la espalda. De ahí que tenga que trabajar más el lado izquierdo y eso también es una motivación».

Cuando le preguntamos por qué empezó en la Escuela de Running del Team 3FC, nos explica que nunca antes había corrido, que alguna vez había salido por el río a correr por su cuenta cuando se estaba preparando para una prueba que tenía en el colegio.

«Y un día, iba con mi madre, y vi a un grupo de chicos y chicas de mi edad haciendo ejercicios. Todos iban con la misma camiseta y me llamó la atención. Por curiosidad, me acerqué y me quedé con el nombre: Team 3FDC. Lo busqué en internet y vi la información de la Escuela en su web y me gustó lo que vi. En junio, en las jornadas de puertas abiertas que celebraron, probé y me encantó«.

Después de aquella jornada, Anita se apuntó y, en lo que llevamos de temporada, ya ha participado en dos ocasiones en los Juegos Deportivos Municipales de València que se celebraron hace pocas semanas en las Pistas de Atletismo del río. Este año, además, empezará a competir en pruebas de entre 600 y 1 000 metros lisos.

El motor de la solidaridad

Como os comentábamos al inicio, Anita ha despertado la solidaridad de muchos. Ella y su familia vieron la opción de conseguir una mano biónica, «pero era algo muy caro -alrededor de 60 000 euros-«. Se macó el objetivo de conseguir dinero y pensó en la opción de vender joyas caseras. Ella misma está sorprendida de la repercusión de su acción, y sobre todo muy agradecida por la solidaridad de la gente: «me siento muy arropada», asegura.

Foto: Las Provincias – TXEMA RODRÍGUEZ

Ante tal éxito, Anita creó la cuenta de Instagram @peroquebonitaeres.joyas donde promociona sus creaciones: las joyas hechas con una mano. La cuenta, creada hace pocas semanas, ya tiene más de 16 000 seguidores.

En el Team 3FDC estamos muy orgullosos de que forme parte de nuestra Escuela. ¡Vamos, Anita!